sábado, 4 de diciembre de 2010

No paraba de dar vueltas y girar sobre sí misma. A veces cerraba los ojos para no marearse y otras se hacía la valiente y los abría. Los árboles se distorsionaban en grandes trazos verdes mientras ella no frenaba. Y de todos modos, sabría que se caería tarde o temprano, pero en el fondo…igual era eso mismo lo que quería. Caerse y probablemente hacerse daño, pero no tanto. Y efectivamente, se cayó al suelo y se quedó allí tumbada encima de todas esas hojas secas, con los ojos muy apretados. Se dio la vuelta y acarició las hojas secas; cogió un puñado de ellas y las machacó. Sonrió y en su interior sintió que eso había sido siniestro, pero ya le habían dicho tantas veces esa palabra que lo había empezado a tomar como un halago. Así que se levantó, se sacudió su vestido pomposo y se subió los calcetines blancos hasta las rodillas. Y con cierta rabia se fue de allí mientras bailaba con los árboles y los copos de nieve que estaban cayendo. Ella era así de bipolar ¿qué esperabas?

4 comentarios:

  1. Es terrible ser bipolar. Una de las sensaciones más agradables del mundo.

    Como cuando se derrite la nieve, se celebran los fracasos, se jalea la sangre propia y se degusta la ajena.

    Es verdaderamente terrible ser bipolar. Sobre todo en secreto.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  2. Me gustó la vuelta que le diste al texto, besines

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar

Secretos que me cuentas

Algodón de azúcar para tí.

Mi foto
El país de las letras., Laponia, Norway
-Cocinera de galletas en forma de animales.